ARRIBO CABALGATA EN HONOR A JOSELITO

Este domingo 9 de febrero del 2020, en el lugar donde habrá de edificarse el templo para honrar la memoria del santo sahuayense, José Sánchez del Río, de quien fue canonización por su Santidad el Papa Francisco, a las diez de la mañana se ofició una misa, misma en la que participaron poco más de dos mil personas.

Desde poco antes de las doce del medio día se comenzó a congregar nuevamente una importante cantidad de personas de esta ciudad de Sahuayo y venidas de las poblaciones vecinas, para darle la bienvenida a los centenares de jinetes de los municipios de Sahuayo, Jiquilpan, Cotija, los Reyes, Villamar y Marcos Castellanos quienes finalizaron el recorrido que hizo el Beato Joselito cuando fue preso por las fuerzas federales en la ciudad de Cotija, siendo cristo lo que lo unió a la causa del movimiento cristero.

La cabalgata en honor al Beato José Sánchez del Río, unió a las centenas de jinetes para recorrer los pasos que dio Joselito al ser traído a Sahuayo, ya que el movimiento cristero tuvo buena acogida por todos los habitantes y los ricos, ocultamente, ayudaban con su aportaciones de dinero y armas aunque aparentaban ser gobiernistas.

Se recuerda a Joselito en su adolescencia en donde todas las familias había alguno con las armas en las manos o era correo y repartidor de los escritos cristeros, el propósito era prestar toda la ayuda posible a la causa y lo hacía con alegría, los sacerdotes ocultamente daban los auxilios espirituales a los fieles, andaban escondidos de casa en casa con el peligro de ser fusilados, pero estuvieron siempre con la grey.

La cabalgata es parte del recorrido para recordar los lugares por donde fue llevado el mártir sahuayense, quien fue ejecutado por órdenes de su padrino.

Su captura fue debido a que en un enfrentamiento entre las fuerzas federales y los cristeros de esta región el 6 de febrero de 1928, el caballo jefe cristero en un enfrentamiento que tuvieron las tropas cristeras con las federales del Gral. Tranquilino Mendoza, al sur de la población de Cotija, casi lograron tomar prisionero Guízar Morfín porque le mataron el caballo, pero José bajándose rápidamente del suyo en un acto heroico se lo ofreció diciéndole: «Mi general, tome usted mi caballo y sálvese, usted es más necesario y hace más falta a la causa que yo».

El Gral. Guízar Morfín pudo escapar, pero las tropas federales en esa escaramuza hicieron prisioneros a José Sánchez del Río y a un indito llamado Lorenzo, los llevaron maniatados hasta Cotija en medio de golpes e injurias, «Vamos a ver qué tan hombrecito eres». José no dejó escapar ni un quejido y rezaba para fortalecer su espíritu y poder sobreponerse a las humillaciones y tormentos, las tropas del gobierno lo hicieron prisionero y lo encerraron en la sacristía de la iglesia local.

El martirio al que fue sometido después de su captura fue presenciado por dos niños, uno de siete años y el otro de nueve que después se convertirían en fundadores de congregaciones religiosas, Uno de ellos fue el padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, nacido en Cotija.

Algunos de los lugares por donde paso la cabalgata fueron el municipio de Cotija atravesando parte de la sierra hasta las localidades de Paredones y la Lagunita en Jiquilpan donde los cabalgantes pararon el domingo por la mañana a la cabecera del municipio de Jiquilpan y trasladarse a la ciudad de Sahuayo al lugar donde se edificará el templo en el que se venera ya al mártir cristero.

Cabe destacar que el ayuntamiento a través de las direcciones, de Reglamentos, Ferias y Eventos, Vía Pública y Ambulantaje así como de Seguridad Pública, fueron actores importantes para la realización de estos dos eventos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *